Escuchando la proclamación de Sebastián Piñera, se percibe esa tendencia suya a usar  frases como “más allá de la ley”. En este caso fue a propósito de su anunciada medida para separar marcadamente su rol político de sus intereses económicos privados.

La derecha levanta hoy a empresarios como candidatos presidenciales en varios países del continente, a pesar de los desastrosos efectos en los sectores populares de los gobiernos que han encabezado, como lo muestran el de Sebastián Piñera en Chile, Horacio Cartes en Paraguay, Pedro Kuczynski en Perú y Mauricio Macri en Argentina.

I. Como introducción. En todo dato histórico, uno puede desprender que los procesos sociales se desenvuelven casi con patrones comunes. Es decir, tienen un inicio, un desarrollo y un final.

Inesperadamente, la noticia política del martes 21 no fue la proclamación de Sebastián Piñera –que en realidad no era proclamación– sino la probable candidatura de Beatriz Sánchez, una de las periodistas más respetadas y creíbles del país.

En los últimos 27 años, hemos vivido una transición a la democracia muy sui generis, llena de limitaciones, amarres constitucionales, consensos forzados y pactos de impunidad, producto de cómo se originó el fin de la dictadura, a través de acuerdos políticos que establecieron una ruta transicional cargada de contradicciones y gestos “gatopardistas”.

La desverguenza y la megalomanía de Piñera parecen no conocer límites. Tanto él como Nicolás Noguera emprendieron la fuga hacia adelante cuando se supo de la presencia de éste en La Moneda, de suerte que acusaron de "falta a la verdad" a los documentos que certifican esas visitas; y por cierto, como es apenas natural, las atribuyeron a la intención de "dañar el liderazgo" del principal especulador y evasor de impuestos de la historia de Chile, aspirante a recuperar la Gerencia de la República.  

En mil días, el gobierno de la Unidad Popular nacionalizó el cobre, completó la reforma agraria y aumentó en más de 60 por ciento la matrícula en educación superior, entre muchas otras hazañas históricas que son la verdadera base de la modernidad de Chile y elevaron a Salvador Allende al sitial de única figura política chilena auténticamente universal.

Dirigentes y militantes de las Juventudes de la Nueva Mayoría realizaron una "funa" en las afueras de las oficinas del ex Presidente Sebastián Piñera, en la comuna de Las Condes, en la cual exigieron que se abstenga de presentarse como candidato en la próxima elecciòn presidencial.

Más artículos...