Vieja Racista y Xenófoba Trabajó como Inmigrante en Italia

Nacional
Tipografía

Mery Ellen Álvarez Villamán se llama la vieja xenófoba y racista de 40 años, que vejó, insultó y escupió a una trabajadora extranjera en una farmacia. Resulta que no sólo estaba borracha; no sólo había sido sorprendida robando, sino que trabajó al menos un año como inmigrante extranjera en Italia.

“El sólo hecho de haber vivido allá durante más de un año superó como experiencia mucho de lo que pude haber hecho antes en Chile”, dice ella misma en su currículum en en la red Linkedin. Tiene estudios estudios técnicos y antes trabajó en una caja de compensación.

“Laboralmente me he orientado más a servicios de distribución, logística, correo, abastecimiento, área comercial, y venta de intangibles”, se lee su perfil de Linkedin.

Tiene estudios técnicos en el Instituto Profesional Latinoamericano de Comercio Exterior. También dice que egresó de ingeniería en ejecución, pero no se tituló.

En su experiencia laboral, aparece una caja de compensación y  un trabajo como ayudante en la biblioteca Comunale Francesco Confalonieri Costa Masnaga, en Italia.

“El sólo hecho de haber vivido allá durante más de un año superó como experiencia mucho de lo que pude haber hecho antes en Chile”, dice ella en su currículum.

Mery Ellen Álvarez Villamán se hizo conocida en todo el país por el video difundido en las redes sociales, donde insulta y garabatea a dos trabajadoras extranjeras en una farmacia de Providencia.

La mujer de 40 años -igual es una vieja retamboreada- el día del ataque andaba pasada de copas. Peor aún, la secuencia de hechos que la conviertieron en una de las mujeres más desprestigiadas del país, a la altura de la mítica vieja de la mesa, se desencadenó cuando la muy deslenguada fue sorprendida por un guardia, fondeándose unas cremas bajo la ropa.

El hecho que protagonizó la mujer tuvo lugar el pasado 8 de febrero en la comuna de Providencia, a las 16:30 horas, cuando la desorbitada "dama", prorrumpe en insultos contra dos trabajadoras extranjeras de una sucursal de Salcobrand, luego de que una de ellas se le acercara tras ser alertada por un guardia, de que se estaba guardando algo en la cartera.

Además de los gritos, se devolvió a escupir a una de ellas, según la denuncia hecha en Carabineros.

El viejo que la acompaña, no menos odioso, intolerante e imbécil, está pasando colado.