Insólito: un alemán del pueblo de Mainhausen intentó salir de su casa como todos los días, pero encontró la puerta enladrillada durante la noche, como muestra la foto.  

La orina y el vómito amenazan la catedral de Ulm, la más alta del mundo y principal atracción turística de esta ciudad del sudoeste de Alemania. Los fundamentos del templo están siendo destruidos por los desechos biológicos dejados por ciudadanos irresponsables que hacen sus micciones en las paredes de la catedral.

Más artículos...